Fotografía, arte y la técnica de fijar en una superficie sensible a la acción de la luz, con la ayuda de una lente convergente, una imagen producida en un cuarto oscuro, se ha convertido en un elemento esencial en el mundo de la odontología. Su evolución y desarrollo es un verdadero privilegio tanto para los médicos como para los practicantes, para la detección de enfermedades y para el acto médico.

Para obtener la calidad de las fotografías se requerirá una serie de reglas y se tendrán en cuenta ciertos aspectos: el paciente debe ser colocado en la silla dental, con la cabeza posicionada en la cámara (el médico, junto con la enfermera, tiene que preocuparse de que el paciente se encuentra en una posición estable, cómodo) usando los retractores (los más utilizados son de policarbonato transparente, debido a la posibilidad de ajustarlo dependiendo del paciente, que se encuentra en varias formas y tamaños) se alargaran las partes blandas y serán establecidas las normas frontales y laterales; utilizando espejos de oclusión serán obtenidos imágenes de la oclusión de los dientes del maxilar (el espejo siendo colocado en la boca, llegando a la mucosa gingival, apoyado por los dientes incisivos de la mandíbula distal al último molar del maxilar)e imágenes de oclusión de los dientes de la mandíbula (el espejo colocado en la boca en contacto con la mucosa gingival, apoyado por las superficies de oclusión de los incisivos maxilares, distal al último molar mandibular). Para evitar la formación del vapor en los espejos, deben colocarse los espejos en agua caliente o usar el spray de aire, que hay en la clínica. Además, el color de fondo y la elección de la cámara ayudan a la calidad de las fotos, indispensables para encontrar el tratamiento del paciente. La iluminación ayuda a evitar las zonas de sombra, colocándose de forma bilateral. Para la rehabilitación estética, se utiliza una única fuente colocada anteriormente dejando las áreas de sombra en el perfil del paciente.

Este método es uno indispensable y más fácil, tanto para el médico como para el paciente.